¿Cuál es la relación entre inteligencia y creatividad? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Marta Susana Martin   
Lunes, 12 de Abril de 2010 18:46

¿Cuál es la relación  entre inteligencia y creatividad?

 

A mediados del siglo pasado se dio, en los Estados Unidos especialmente, un intenso proceso de búsqueda, dirigido por gran cantidad de investigadores, así como por universidades, empresas e instituciones de distinta naturaleza, cuyo objetivo era intentar explicar el fenómeno de la creatividad. Joy Paul Guilford fue sin dudarlo  quien marcó un antes y un después en la investigación sobre la creatividad. Su investigación fue tan aguda y fecunda, que tuvo una influencia definitiva en los trabajos posteriores sobre creatividad.

 

Pareciera que antes de él sólo exista un tiempo muerto, un vacío, salpicado, tal vez , por unos pocos nombres –como el de Huarte de San Juan– Médico y filósofo (1530-1592), quien analizó la inteligencia creativa desde el ingenio., su libro Examen de ingenios para las ciencias muestra la diferencia de habilidades que hay en el hombre. Califica los conocimientos humanos según dependan: de la memoria, del entendimiento o de la imaginativa. Cada persona es una síntesis única en la que intervienen factores internos y externos. No todas las personas son iguales desde el punto de vista de su capacidad intelectual.

 

El antropólogo Galton (1821-1911),   analizó la inteligencia creativa desde la invención, su obra Hereditary Genius fue el primer estudio sistemático de la invención. Realizó estudios sobre hombres dotados de genialidad.

Describía a personas dotadas con varios tipos de habilidades naturales (desde jueces a boxeadores realizando un análisis genealógico y midiendo habilidades e ingenio con técnicas estadísticas. Intentó probar que el único elemento importante de la genialidad era tener un grado excepcional de inteligencia para aprehender y captar todo aquello que está a nuestro alrededor.

 

 

Otro indicio de investigación protocreativa fue técnica ancestral india aparentemente antecesora del brainstorming, llamada Prai-Barshana. Se trataba de una catarsis colectiva en la que se unían en círculo y se ayudaban unos a otros a buscar soluciones a los problemas surgidos. Sin normas ni limitaciones, sólo con el objetivo de producir ideas para solucionar el problema

 

Alex Osborn desarrolló la técnica del brainstorming el año 1938, cuando trabajaba para una agencia publicitaria en la ciudad de New York  y él mismo reconoce haberse inspirado en una técnica que existía en la India desde hace 400 años y que era denominada Praibarshana, que en el idioma nativo significa "asociación libre", por lo cual se podemos concluir que la filosofía y esencia del brainstorming no es algo tan nuevo.

 

Así también vanguardias artísticas de principios S.XX, influenciados por el azar fueron precursores de lo que mucho más tarde Edward de Bono bautizó como “pensamiento lateral”. Especialmente, los dadaístas, lograron su notoriedad pública merced al pensamiento no lógico. Béhar y Carassou hacen una clara referencia al pensamiento no lógico de los dadístas: “En un ensayo capital sobre la historia de la poesía, Tristan Tzara, en 1931, distinguirá la “poesía actividad del espíritu”, la que depende del pensamiento no dirigido, de la “poesía medio de expresión”, producida por el pensamiento lógico, dirigido”. Sin duda, no sólo los dadaístas trabajan el pensamiento lateral, sino que lo explican y lo teorizan: “Por eso combaten el lenguaje convencional, por la misma razón que la lógica, que, a su entender, es la causa de todos los males”.
La capacidad experimentadora de las vanguardias también tiene en cuenta las ventajas creativas del azar. Gran parte del trabajo vanguardista está regido por la influencia del azar: “Su rechazo de cualquier jerarquía de valores los muestra atentos al accidente, al encuentro, al hallazgo. Y de este método que consiste en dejar hacer al azar han nacido varias técnicas tale como el collage, montaje, fotomontaje, etc., cuyo descubrimiento puede ser atribuido a Dadá, incluso aunque existieran antes que él, en la medida en que supo hacer un uso sistemático de ellas introduciéndolas en el terreno artístico”

 

También se habló de Serendipity: El Diccionario Cambridge define este vocablo como: “…la tendencia, que, con base a la suerte, se alcanza, de encontrar cosas interesantes o invaluables fortuitamente…

El Diccionario Ramdom House como “…capacidad para hacer descubrimientos deseables por accidente…”.

“… encontrar algo magnífico mientras se busca otra cosa, descubrir algo valioso por casualidad, realizar por azar un acto de sagacidad, esto es serendipity…” — Autor Desconocido

“El admirable don del descubrimiento accidental afortunado a propósito”. Andres Eloy Agostini Durand.

Según expresa Andrés Eloy Agostini Duran “Hay dos tipos de serendipity. La primera es  aquella en la que no se espera, en forma alguna, hacer un descubrimiento. La segunda es  aquella en la que se espera hacer un descubrimiento, aunque se tenga infinidades de fallos, PERO desconociendo su razón, propiedades científicas, utilidad, cualidad de mercadeable, aplicaciones, puesta en la práctica, etc. “

El autor denomina a este segundo tipo el “nuevo serendipity y que está muy en boga desde la revolución de la informática y la telemática. En la mayoría de los casos, hay algunos científicos o personas claves relacionadas con la ciencia que gravemente comenten el error crucial de confundir a la segunda con la primera. Al nuevo serendipity se le aplica, en algunas instancias, modelos matemáticos multdimensionales, a la hora de computar en el ordenador, con base, a nada menos y nada más, que el algoritmo genético. Para mi expresa, el “algoritmo genético” equivale a las “fórmulas más fundamentales de la naturaleza, universalmente hablando”.

También se puede considerar como otro indicio de investigación protocreativa a la  ESCRITURA AUTOMÁTICA: sin control racional ni ideas preconcebidas, en un estado semihipnótico, escribían incansablemente haciendo aflorar asociaciones insólitas, de gran hermosura

 

Arthur Koestler en su obra “El acto de creación”; dice “...que las grandes inspiraciones, cuyos resultados llama “proceso bisociativo”, se producen sólo en mentes que están ampliamente preparadas, mediante la saturación en disciplinas relevantes, para ver conexiones ocultas. Hay que conocer bien lo viejo para llegar a lo nuevo y sigue siendo cierto que el trabajo duro y la práctica continuada, son los precursores del logro creativo”.

 

Se puede definir la creatividad como el proceso de generar algo nuevo y que además sea útil. La inteligencia, se define como la habilidad para adaptarse voluntariamente, para organizar o para seleccionar un entorno (STERNBERG 1985a).

R. OCHSE (1990) afirma: “Si la inteligencia significa seleccionar y moldear entornos, entonces inteligencia es creatividad” (p. 104).

Cuando nos estamos adaptando al entorno u organizando el mismo, estamos demostrando que tenemos la habilidad para hacerlo, pero muchas veces lo logramos  a costa de dejar de lado nuestra creatividad, so pena de obtener una mala calificación en la escuela o perder el empleo. Por otro lado sobran ejemplos de grandes creativos que no lograron adaptarse tanto al ambiente escolar como laboral y fueron arrojados del mismo.

Podríamos concluir que la creatividad y la inteligencia son diferentes procesos y la inteligencia puede funcionar de distinto modo según el campo creativo en que estemos inmersos. Puede ocurrir que dentro del campo artístico se logra ser un gran creativo sin un alto nivel de inteligencia, pero no ocurre lo mismo en el campo de las Ciencias Físicas o matemáticas.

 

GUILFORD (1950,1967,1970,1975) tuvo un enorme impacto en el

campo de la creatividad al tener en cuenta (1950) que la creatividad era un campo de estudio olvidado, lo que ha sido expresado nuevamente por (STERNBERG y LUBART, 1996). A GUILFORD le debemos el interés por el estudio psicométrico de la creatividad.

 

La conferencia del psicólogo J. P. Guilford en 1950, publicada en revista The American Psychology, constituye el inicio de la investigación sobre esta disciplina. Guilford denuncia falta de interés en la investigación de la Creatividad y argumenta que:

  • Falta metodología, no  se disponen de instrumentos para medirla.
  • La influencia de métodos conductistas, centrados en el aprendizaje,  resultan ineficientes para investigar la Creatividad.

 

 

 

Guilford  denomina a esta forma de resolver problemas, pensamiento divergente. Esta clase de pensamiento refleja el perfil de las personas creativas tomando en cuenta tres factores: originalidad, fluidez y flexibilidad

Guilford distinguió entre el pensamiento convergente y el pensamiento divergente. El primer tipo de pensamiento, exalta que sólo existe una solución correcta para cada problema. El hombre se apoya en sus conocimientos previos y ordena de manera lógica la información disponible para llegar a esa solución inequívoca que da solución al  problema. El pensamiento divergente, por el contrario, vislumbra y descubre diversas opciones que convergen en respuestas múltiples, resultando ser, todas ellas, correctas, según el cristal con  el que se mire. Este segundo tipo de pensamiento responde a  criterios de originalidad, inventiva y flexibilidad.

Estos estudios de Guilford se enlazan con los hallazgos de Sperry (1974). Según este neurólogo, premio Nobel de Medicina en 1981  debido a sus inestimables descubrimientos acerca de las funciones del cerebro,  y la actividad de los hemisferios cerebrales, los que  no procesan las mismas informaciones sino que se reparten las tareas. El hemisferio izquierdo es responsable de los aspectos globales de la comunicación, analiza la información oída, así como la escrita y el lenguaje corporal. Esta parte del cerebro da refugio al pensamiento convergente presentado por Guilford puesto que trabaja de forma lógica y racional, sin embargo no tiene éxito, en las relaciones abstractas y complejas. El hemisferio derecho, se ajusta al procesamiento de las informaciones no verbales. Se ocupa de las imágenes, las sensaciones, las emociones y las informaciones espaciales. Es allí donde tiene lugar el pensamiento divergente que procesa ocurrencias, fantasías e intuiciones

Para que la creatividad se plasme en una solución práctica, requiere transformar las sugerencias originales en unas innovaciones que satisfagan adecuadamente las necesidades de la sociedad y eso, sólo será posible mediante la intervención del pensamiento convergente dependiente del hemisferio izquierdo que ordenará y estructurará las ideas originarias. Los dos hemisferios cerebrales están especializados pero interconectados por el cuerpo calloso. Sintetizando,  si del hemisferio derecho surge la invención producto de la capacidad creativa de las personas, del hemisferio izquierdo emerge la innovación fruto de un razonamiento estructurado y lógico encaminado a satisfacer una necesidad.

.¿QUÉ ES LA CREATIVIDAD?

Históricamente, la creatividad ha sido considerada a grandes rasgos como: blind variation (Campbell), pensamiento divergente (Torrance), motivación intrínseca (Amabile), factor social (Csikszentmihalyi) y mercado de valores (Sternberg y Lubart).

 

La creatividad torna a la persona sensible a los problemas, por lo que se empeña en buscar soluciones, “... es decir redefinir, reestructurar, combinar de modos originales objetos, proyectos, ideas, experiencias…" (Torrarnce 1970).

Para Csikszentmihalyi (1998): la creatividad es el resultado de la interacción de tres elementos.

1)                             Un creador potencial, con sus talentos, sus ambiciones y sus debilidades personales.

2)                             Un ámbito de actividad que existe en la cultura.

3)                               Un campo, es decir, un conjunto de personas o instituciones que juzguen la calidad de las obras producidas.

Es así como Csikszentmihalyi, separa la creatividad  de la psique individual, como entidad que procede de la mente o cerebro de la persona. Finalmente la creatividad depende de la opinión de la comunidad. “Creatividad con mayúscula, es la que deja huellas en un ámbito.”

Actualmente una definición posible sería: “Habilidad de producir ideas o productos que son nuevos y apropiados”. Ahora bien, ¿cómo llega hasta nosotros?

¿Cómo aparece?

Una de las teorías recientes que suman variables cognitivas y sociales es la Teoría de la Inversión de Sternberg y Lubart. La misma describe a la creatividad como un mercado de valores donde las ideas son acciones y los individuos creativos las compran a la baja y las venden al alza.  Por lo que serán brokers más eficaces cuanto más elevadas sean sus fuentes creativas: inteligencia, conocimiento, estilo legislativo de pensamiento (crean sus propias reglas), tolerancia a la ambigüedad, voluntad de superación, perseverancia, racionalización en la toma de riesgos, autoconfianza, motivación intrínseca y entorno favorable (apoyo creativo, libertad, etc).

Según la teoría de la inversión de Sternberg, la gente creativa posee rasgos de personalidad particulares, como: “la apertura a la experiencia”. Es decir: “los individuos abiertos son personas que muestran curiosidad por su self interior y el mundo en que viven y que quieren experimentar cosas a las que los demás le cierran puestas” (Minervino 2005). Maslow las define como las personas que se autorrealizan: son espontáneas, expresivas, naturales, pueden expresar ideas e impulsos sin bloqueos, ni miedo al ridículo

La creatividad es un mercado donde las ideas son acciones que se compran a la baja y se venden al alza

 

 

Desde la prehistoria del arte se encuentran leyendas donde es constante la apelación del origen divino de la creación artística.


El psicoanálisis a partir del trabajo  pionero de Freud sobre Leonardo, ha discutido la congruencia de considerar el trastorno intra psíquico como fuente de productividad creadora. Freud (1973) la relacionó a la creatividad con un proceso inconsciente.

“Las versiones populares del genio creador coinciden en forma general, acerca de la definición de los procesos mentales que convergen en un poema, sinfonía, un cuadro, etc., postulando la necesidad de misteriosos procesos inconscientes en algún lugar de la mente, que súbitamente afloran a la superficie como un fogonazo, capaz de alarmar hasta al propio sujeto.” Perkins lo llamó “teoría de las aguas profundas”, “teoría del big bang”.

A partir del Renacimiento germinó la idea de que la influencia del Planeta Saturno sobre los artistas lo transformaban en melancólicos, tristes, taciturnos, contemplativos, creativos. Es así como aparece  la imagen del artista alienado. Durante el Romanticismo esta idea renace, y la sociedad  comienza a estudiar  la idea de genio. Posteriormente el psicoanálisis consagra finalmente el mito con una fuerte injerencia, que actualmente se mantiene sobre algunos teóricos y hasta sobre los propios artistas.

“No obstante los psicoanalistas discuten entre sí, el nivel de trastornos demandado. Los freudianos sostienen que coexiste y es normal el estado neurótico. Otros argumentan que hay un acercamiento inconsciente a los procesos primarios, pero regulados por el conciente, al servicio del yo, para dar lugar a la obra original y valiosa.”

 

Los científicos del XX, especialmente a partir de Freud, han desmitificado la creatividad al señalar que no es la inspiración de las musas, sino el pasaje  del inconsciente a la conciencia.” En el lenguaje del psicoanálisis, la súbita combinación de la energía del id (el verdadero inconsciente o la parte más profunda de la psique) con la del ego produce el descubrimiento. En el lenguaje del Análisis Transaccional, es el niño que todos traemos dentro el responsable de la creatividad. De los tres componentes psíquicos de la persona humana, padre, adulto y niño, este último es el principio de la espontaneidad, la curiosidad, la aventura y el sentido lúdico de la vida.”

 

“... Podríamos citar innumerables ejemplos de chispas iluminadoras responsables de productos creativos en la ciencia, pero también en las artes, la literatura o la solución creativa de problemas en la vida cotidiana. Es lo que los psicólogos llamamos procesos de "insight". Son momentos en los que -como si de un puzle se tratara- la información se reestructura, se reorganiza en una nueva gestalt donde todo tiene sentido. Pero, ha mediado un acto de flexibilidad mental y, por supuesto, una exhaustiva formación previa, estudio, trabajo, una mente preparada. Este es el misterio de la chispa del genio” (Romo 2005).

 

La teoría de la búsqueda de si mismo, se despliega desde el renacimiento, e imagina un modelo de artista intelectual, misántropo, reflexivo, intimista, que se aparta del mundo para sentir su interior (Romo 1997).

“... comunica a sus pares más que a los demás.” "... La creatividad podría resumirse en tener ideas y comunicarlas", "...creación, identificación, planteamiento y solución divergente de un problema..." (de la Torre 1991).

“La teoría de la comunicación”, se apoya en pensar al arte como algo mágico que comunica al espectador, la pasión, el estado éxtasis que caen algunos al contemplar la obra y el artista es el transmisor, este más que expresar emociones, trata de comunicarlas (Romo 1997).

“... a partir del tema: innovación..., si es arte: trasciende.” “... pienso en Mozart, Picasso, Gandhi, personas destacadas en su época.” “... Pero no basta con la idea, hay que demostrar que es original y valiosa, pero eso no le toca al individuo sino a la sociedad” (Romo 1997

“La creatividad exige su cultivo, no sólo en campos tradicionalmente creativos como las ciencias y las artes, sino también en los negocios, el gobierno y la educación” (Csikszentmihalyi 1998).

 

Asimismo Gardner (2001) dice: “La persona creativa hace algo que inicialmente es nuevo, pero no sólo se queda en lo novedoso sino que debe lograr la aceptación final de su novedad”. Así mismo la solución tiene verdaderamente que resolver un problema (Weisberg 1989).

“... superando lo formal.”

De Bono (1995) cuando habla de la creatividad apunta a un tipo de pensamiento, que el denomina latera, “… tratar de resolver problemas por medio de métodos no ortodoxos o aparentemente lógicos.

 

Para concluir:

 

¿Está la creatividad relacionada con la inteligencia?

Hasta el momento no existen estudios irrefutables al respecto. Una buena parte de la investigación informa que no existe una relación causal directamente proporcional. No obstante lo cual, es viable que exista relación por lo menos en cuanto a un nivel mínimo de inteligencia. También se afirma que no se ha encontrado relación entre inteligencia y creatividad en virtud de que los instrumentos utilizados para medir estas variables no han sido los correctos, ya que  la mayoría de las pruebas de inteligencia miden habilidades lógico - matemáticas, o habilidades verbales, mientras que las pruebas de creatividad no apuntan a dichos aspectos. Lo que sería conveniente es que  si se mide la inteligencia verbal  también habría que medir la creatividad verbal, si se mide la inteligencia espacial también habría que medir la creatividad espacial y así sucesivamente. Como puede observarse, podríamos decir que hay diferentes inteligencias y diferentes creatividades y afirmar que hay relación entre inteligencia y creatividad.

Características más comúnmente aceptadas de la creatividad:

Flexibilidad, fluidez, elaboración, originalidad.

Características de personalidad relacionadas con la creatividad

Motivación, autoestima, estilos cognitivos, capacidad de logro, tolerancia a la frustración.

Etapas del proceso creativo: se habla de cuatro momentos que, al parecer, no son lineales. Estos momentos son la preparación, la incubación, la iluminación y la verificación.

La creatividad es un don o puede aprenderse

Probablemente sea una mezcla de ambas cosas. Si bien existe mucha información sobre medios para el  desarrollo de la creatividad. Aún cuando algunas personas tengan cualidades excepcionales, éstas deberán de dedicar enorme voluntad para desarrollar sus propias cualidades.

Dra.,Marta S.Martin

 

Bibliografía:

Csikszentmihalyi, M. (1998) ¿Dónde está la creatividad? Creatividad. Barcelona. Paidós.

Csikszentmihalyi, M.(1998) Creatividad. El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención. Paidós psicología, Barcelona

De Bono, E. (1995) El pensamiento lateral. El pensamiento lateral. Barcelona. Paidós.

de Chazal, M. E. (2004) La habilidad experta en el canto: un estudio biográfico. En de M. E. Chazal y G. Gonzalo (eds.). Actas de la 4ta. Reunión Anual de SACCoM. San Miguel de Tucumán.

Gardner, H. (1987) Arte, Mente y Cerebro. Una Aproximación cognitiva a la creatividad. Buenos Aires. Paidós.

Gardner, H. (2001) La Inteligencia Reformulada. Las Inteligencias Múltiples en el Siglo XXI. Buenos Aires. Paidós.

Minervino, R. (2005) Solucionar Problemas. Psicología del Pensamiento. Barcelona. UOC.

 

OSBORN, A.F. (1953): Applied imagination. N. York. Scribners’.

 

Josep ROM RODRÍGUEZ, Joan SABATÉ LÓPEZ,Universitat Ramon Llull “La creatividad antes de Guilford”

 

Romo, M.(1998) Psicología de la creatividad. Paidós psicología, Barcelona, 2000

Robert J. STERNBERG y Linda O’ HARA· “Creatividad e inteligencia”

STERNBERG, R.J. (1990): Más allá del cociente intelectual.  Desclée de Brouwer. Bilbao.

 

 

http://www.itba.edu.ar/index.php?seccion_generica_id=233