DORMIR TE HACE MÁS INTELIGENTE. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Marta Susana Martin   
Martes, 21 de Agosto de 2012 23:31

DORMIR TE HACE MÁS INTELIGENTE.

Diferentes estudios señalan la importancia de dormir bien como  así también de tener la posibilidad de hacer una pequeña siesta.

Según un estudio realizado por la Universidad de Berkeley, a través del profesor de psicología Matthew Walker, se pudo comprobar que aquellas personas que duermen en la tarde, la tan común siesta, rinden más que aquellos que no lo hacen

La investigación se hizo en base a 39 voluntarios, mayores de 20 años, quienes tuvieron que memorizar cien combinaciones de rostros y nombres a lo largo de una semana. Luego, un grupo de ellos disfrutó de una siesta de hora y media, mientras que el otro grupo seguía despierto.


Se repitió el ejercicio a las seis de la tarde. Las personas que habían dormido tuvieron una mejora de 10% en su rendimiento, mientras que aquellos que no gozaron de este privilegio, disminuyeron su capacidad en 10%.


Todo este resultado apoya la hipótesis de Walker: el hipocampo almacena la información, pero que precisa pasarla al córtex prefrontal, al cual el dormir ayuda a que tenga mayor espacio para almacenar más información.


El sueño restaura la capacidad de aprender, de adquirir nuevos conocimientos. Se recomiendo dormir para la consolidación de la memoria, pero también, dormir antes de alguna lección ayuda a fijar nuevos conocimientos.


La universidad también ha descubierto, a través de otro estudio, que las personas que toman una siesta de una hora o más aumentan su receptividad ante la expresión facial de felicidad antes de dormir, mientras que aquellas que no lo hacen, tienen mayores probabilidades de sentir ira y miedo.
En un estudio reciente, los sujetos que tomaron siestas habituales con sueño MOR (fase en la que los sueños son más intensos) obtuvieron mejores resultados en problemas sintácticos basados en la creatividad. Es decir, el sueño profundo o con MOR (movimientos oculares rápidos), ayudó a las personas a combinar sus ideas de forma novedosa, según expone la psiquiatra responsable del estudio, Sara Mednick.

Parte de la ronda matutina del experimento consistió en una prueba de analogía de palabras similar a la de los exámenes SAT. Por ejemplo, si tomamos las palabras «patatas: salado - caramelos: » la respuesta sería «dulce».

Al mediodía, tras la primera ronda, los sujetos tomaron un descanso supervisado de 90 minutos de duración.

Algunos participantes echaron siestas que alcanzaron la fase de sueño MOR, que habitualmente comienza una hora después de haberse dormido la persona.

Otro grupo tomó siestas sin llegar a la fase MOR. Un tercer grupo descansó tranquilamente pero sin llegar a dormirse.
Hubo una segunda ronda de pruebas durante la tarde. En las pruebas tipo de la segunda ronda, se solicitó a los participantes que adivinaran una única palabra asociada con otras tres aparentemente inconexas. Por ejemplo, para las palabras «perita», «hogar» y «sueños» la respuesta sería «dulce». Las respuestas correctas de muchas preguntas de la segunda ronda coincidían con las de las preguntas analógicas de la primera.

En las preguntas de la segunda ronda cuyas respuestas coincidían con las de la primera, como por ejemplo «dulce» y «dulce», los que tomaron siestas con sueño MOR mejoraron su rendimiento en un 40 por ciento. Los que tomaron siestas sin llegar a la fase de sueño MOR y los que no durmieron, no mostraron mejores resultados en estas pruebas, añade Mednick, de la Universidad de California, San Diego, que presentó sus resultados el viernes en la convención anual de la Asociación Americana de Psicología celebrada en San Diego.

Esto significa que el sueño MOR mejoró la capacidad de los participantes para detectar vínculos conceptuales de términos aparentemente inconexos: las respuestas de los problemas analógicos de la primera ronda y las tres palabras asociativas de la segunda ronda.

Mednick resaltó que todos los grupos recordaron las respuestas matutinas igual de bien, lo que demuestra que la segunda ronda no sólo sirvió para comprobar la capacidad de memorización de los que tomaron la siesta MOR. En resumen, el sueño MOR «desempeña un papel importante que permite a las personas desacoplar la memoria de un término concreto para poder utilizarlo en otros contextos», añadió la doctora

 

¿Ayuda el sueño a convertir los recuerdos en predicciones?

La memoria mejorada y estimulada por el sueño profundo puede aportar incluso un beneficio adicional: ayudar a imaginar (y a planificar mejor) el futuro.

El psiquiatra de Harvard Daniel Schacter, cuyas investigaciones se han llevado a cabo de forma separada de las de Mednick, comentó a National Geographic News: «Al imaginar eventos futuros, la persona recombina aspectos de experiencias que realmente han tenido lugar».

 

EL SUEÑO PUEDE SER CRUCIAL PARA LA FORMACIÓN DE MEMORIA A LARGO PLAZO?
En un estudio publicado en junio de 2011 de la revista Science, los investigadores de la Universidad de Washington trabajaron con una raza especial de moscas de la fruta a las que se podía inducir a dormir bajo demanda. Tras un período de entrenamiento, las moscas que luego se sometieron a 4 horas de sueño inducido mostrando recuerdos a largo plazo de ese entrenamiento . Tenga en cuenta que el entrenamiento por sí solo no era suficiente para activar la memoria de consolidación,  dormir era un componente necesario. Las moscas que se entrenaban pero  no dormían no tenían recuerdos a largo plazo.
Un estudio de la Universidad de Washington hace observaciones interesantes sobre el poder del sueño para provocar la formación de la memoria. Pero si usted se está preguntando lo mucho que podemos aprender de las moscas de las frutas, tenga por seguro que muchos estudios en humanos muestran también que el sueño mejora la memoria y el rendimiento. Dormir bien es fácil de incorporar en su estilo de vida: considerar la obtención de una noche de descanso reparador después de haber estudiado para un examen, o haber experimentado un acontecimiento particularmente querido, ha aprendido una nueva información. El sueño puede ayudar a  que estas nuevas experiencias lo acompañen..
El dormir no sólo puede ayudar a su memoria, pero la falta de sueño también puede hacerle daño a su salud. Un estudio de 2010 de Biological Psychiatry encontró que el insomnio crónico puede conducir a la pérdida de volumen cerebral. Los investigadores usaron imágenes de resonancia magnética funcional para examinar los cerebros de 37 sujetos humanos con y sin insomnio crónico. Estas personas  tenían unos volúmenes más pequeños de materia gris del cerebro en tres áreas-y cuanto  más grave es el insomnio, mayor es la pérdida de volumen. Y un estudio preliminar 2012 de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington encontró que la falta de sueño puede estar relacionada con las placas cerebrales que se encuentran en las personas con Alzheimer.
Diversos estudios hacen señalan la importancia de dormir bien por la noche siempre que se pueda. Pero recuerde que mientras que el sueño puede ser beneficioso, es sólo una parte del rompecabezas. Aparte de la consolidación de la memoria durante la noche, también se puede trabajar en mejorar sus habilidades de memoria jugando juegos como matrices de rotación.

Fuente: Luminosity.

National Geographic.es. ¡