DONDE SE ALOJA LA VERGÙENZA EN EL CEREBRO. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Marta Susana Martin   
Miércoles, 22 de Agosto de 2012 11:51

DONDE SE ALOJA LA VERGÙENZA EN EL CEREBRO.

Primero hablemos del origen de la palabra verguenza.

Etimología de la palabra vergüenza Esta viene del latín verecundia, que a su vez proviene del adjetivo verbal verecundo, que a su vez deriva del verbo vereri, que literalmente significa “temer, no atreverse a hacer algo”, pero no por miedo o terror, sino por respeto o reverencia, palabra que proviene de ese mismo verbo. A su vez, éste es un significado ulterior, porque en principio significaba “guardarse, cuidarse de hacer algo”. La razón estriba en que procede de la raíz indoeuropea var-, que significa “cubrir, proteger, defender”.

Así que cuando una persona tiene vergüenza, eso le frena al “no atreverse a hacer algo”. ¿Qué pasaría si todos fuéramos sin vergüenza? Tal vez sea esto lo que está pasando últimamente. cuando se pierde la vergüenza desaparecen todas las barreras, y de ahí surgen las aberraciones sexuales, violaciones, robos, abusos, fraudes, vagancia, aprovecharse de los débiles, vestirse en forma indecorosa, exhibicionismo corporal en público así como  por los medios de comunicación, tomar lo ajeno, hablar en forma vulgar, etc., etc. Como ya fue señalado, parte del significado original de vergüenza es “temer por respeto o reverencia”.

Y la otra parte del origen de la palabra es “guardarse, cuidarse de hacer algo”. Es decir, hay un efecto de protección para el individuo que tiene vergüenza

Ahora que conocemos el origen de la palabra, nos interesa saber en què lugar del cerebro se aloja la vergüenza.

Se realizó n un experimento por científicos de la Universidad de California en San Francisco y en Berkerley en el que  se  le pidió a un grupo de personas que cantaran la antigua canción Motown, se les grabó, y a continuación se les requirió que se escucharan su voz sin música de acompañamiento.

Podría parecer algo así como un castigo escuchar a la gente desafinando al cantar una canción, pero gracias a este experimento los científicos han encontrado cuàl es la parte del cerebro es esencial para la vergüenza.

Lo significativo de esta experiencia era que la mayoría de las personas que participaban en el mismo padecían enfermedades neurodegenerativas, lo que ayudó a los científicos a identificar una zona del tamaño del dedo pulgar en el hemisferio derecho en la parte delantera del cerebro. Es la llamada corteza cingulada anterior pregenual, lugar donde se localizan las base neurológicas de la vergüenza

Virginia Sturm becaria de la UCSF comenta:

El grado  en que los participantes se avergonzaban al escucharse cantar My Girl de 1964, dependía del funcionamiento de esa región en particular

En las personas sanas el observarse a sí mismos cantar les provocaba una considerable reacción de vergüenza.

  • La presión arterial subía
  • Aumentaba el ritmo cardíaco
  • Se alteraba el ritmo de la respiración.

Las personas que han sufrido daño neurológico en la corteza frontal media responden de forma más indiferente. Esta región cerebral predice esa conducta, cuanto más pequeña es esta región menos vergüenza siente la persona.

Luego se les hicieron resonancia magnéticas de gran precisión a los con el objeto de analizar los volúmenes de las diferentes regiones del cerebro y examinar si los tamaños de estar regiones podrían predecir la vergüenza.

Los investigadores descubrieron que en las personas que tenían enfermedad neurodegenerativa que afectaba a la corteza cingulada anterior pregenual la capacidad de sentir vergüenza disminuía , donde existía un mayor deterioro de esa zona del cerebro la persona tenía menos vergüenza de su propio canto.

Al mismo grupo de personas se les dio un susto, como prueba de sus reacciones emocionales. Estaban todos sentados en silencio y de repente un sonido fuerte como un disparo se escuchó en la sala.

Las personas se sobresaltaron y tenían miedo, por tanto no es que no tuvieran  reacciones emocionales, sino que algunos pacientes especialmente los que padecen lesiones en una determinada zona cerebral parecen perder emociones sociales más complejas, tal como la vergüenza. Emociones como la vergüenza parecen ser especialmente afectadas en las enfermedades neurodegenerativas que afectan a los lóbulos frontales.

 

  • Fuente|www.sciencedaily.com